La Santa Cruz y el Romero

Artículo del Boletín de la Hdad. de la Santísima Trinidad, mayo de 2013.

El actual Romero tiene su origen en la tradición ya perdida, de “ir por el romero”. Encontramos una descripción aproximada de aquel primigenio romero en la revista Sevilla Mariana de Mayo de 1884: “A las seis de la mañana, una lucida banda de música saluda al Hermano Mayor tocando delante de su casa, y da la señal de que es hora de ir a por el romero, haciendo reunir al pueblo en bulliciosos grupos para formarse y partir la cabalgata”. Dicha publicación destaca también, que tal acto “se verificaba con un lujo de accesorios[…] El séquito lo componen cuantos mozos tienen caballos que lucir, y medios de adornarlos como el caso requiere. Uno a uno van llegando a casa del Hermano Mayor, y se detienen para recibir cada cual una bandera de vivos y variados colores, con una Cruz en el centro.”

Concluido dicho reparto, se solicitaba la venia al Sr. Alcalde Presidente de la Villa, no era extraño que subiendo el Alcalde al carruaje de la hermandad, autorizase el acto con su presencia. Toda la comitiva partía hacia el campo entre vítores, vivas y aclamaciones. Cuando llegaban al campo varios mozos repartían los haces de romero cubiertos de azuladas florecillas. Retornaba la comitiva al pueblo, dispuesta a llevar su ofrenda a la Cruz, adornada ya y preparada para la procesión.

Este primitivo Romero realizado en las vísperas del 3 de mayo, Fiesta de la Invención de la Santa Cruz, no solo era celebrado por nuestra Hermandad, nombrada como la “más antigua”, sino también por las cruces de los distintos barrios. Sin embargo motivado por las disputas y  piques entre los cofrades de las cruces llamadas de Barritraga y Cerrillo, el párroco suprimió gran parte del lujo de este popular y tradicional acto.

No sabemos con certeza cuando se dejó de celebrar conjuntamente la festividad de la Invención. Aunque si podemos afirmar que el romero siguió siendo parte fundamental en los cultos y fiestas en honor a la Santa Cruz.

En el caso de nuestra Hermandad, aquel romero desembocó en la Romería a la Santa Cruz del Saucejo, templete ubicado a las afueras del pueblo al borde la carretera general Sevilla-Huelva. Este monumento a la Santa Cruz fue rehabilitado en 1943 a expensas de la hermandad, al ser el anterior destruido en los ataques a las imágenes y a los símbolos católicos de 1936. Ya aquel cortejo de romeros seguía una distribución similar al actual con acompañamiento musical, presidencia del estandarte corporativo y  carriolas de mujeres vestidas de flamencas.

Tras está particular romería, que merecería un recuerdo más allá de la mención en este articulo, es cuando llega nuestro actual romero rememorando simbólicamente aquellas tradiciones, haciéndonos recordar cada mes de Mayo que somos herederos de una historia que no debemos perder.